Testimonio del hermano Erick David Castro Amaya

En el año 1984 en la ciudad de Puerto Cortes, el hermano David Castro Amaya fue sanado de meningitis (una infección cerebral letal) a los cinco años de edad. Dicho milagro sucedió mientras pastoreaba el hermano Carlos Izaguirre Medina en la Iglesia del Príncipe de Paz de la ciudad antes mencionada.

 

Antes de continuar con el testimonio quisiera dar unos datos generales respecto a la meningitis

Es una infección bacteriana de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (meninges). Por lo general Las causas más comunes de meningitis son las infecciones virales que generalmente mejoran sin tratamiento. Sin embargo, las infecciones meningíticas bacterianas son extremadamente graves y pueden producir la muerte o daño cerebral incluso con tratamiento.

(Fuente http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000680.htm)

Después de haber visto lo que es la meningitis y que esta puede causar la muerte incluso con tratamiento en personas adultas, usted entenderá la magnitud de este milagro obrado directamente por El Señor Jesucristo en la vida del hermano David cuando tenía solamente cinco años de edad.

Déjenme decirles que debido a las múltiples afecciones de esta enfermedad, el hermano David fue internado en la clínica Murillo y luego en el hospital Leonardo Martínez Valenzuela ambos situados en la ciudad de San Pedro Sula donde sufrió un coma de varios días. Durante ese tiempo, los médicos daban diagnósticos negativos a su madre asegurándole que no había posibilidades que sobreviviera a la enfermedad.

Al saber esto los hermanos de la congregación no cesaban de orar por su vida hasta que un día la hermana Olivia Amaya madre del hermano David elevo una oración al Señor pidiendo por su vida con las siguientes palabras “Señor Jesús, yo ya no resisto ver a mi hijo en esa situación, decide que harás con él, pero ya sea que te lo lleves o me lo dejes no dejare de seguir tus caminos ni de adorar y bendecir Tu Santo Nombre“. En el momento que ella termino de orar David despertó del coma como respuesta de parte de Dios a las oraciones de su madre.

Varios años después Dios sano a David de varias enfermedades incluyendo epilepsia, asma y enfermedades de los oídos.

Actualmente contrario al diagnóstico de los médicos, el hermano David es un ingeniero en sistemas computacionales y se continúa congregando en la Iglesia Evangélica del Príncipe de Paz donde aún pastorea el hermano Carlos Izaguirre Medina para Gloria y Honra de Nuestro Señor Jesucristo.

 

Palabras del hermano David

“Nunca dejare de seguir a mi Señor Jesús por la gran obra que El hizo en mi vida, yo iva a morir y el Señor me rescató, esa sanidad es obra del Señor y solo del Señor. Ahora además de mi familia, mi carrera y trabajo, Dios me bendijo con un talento que disfruto mucho; componer y cantar alabanzas para Su Nombre. Doy gracias a mi Dios  y nunca me he apartado ni me apartare de los caminos del Señor.”